07. Edad Media (I): Bizancio.

El traje cortesano acapara nuestra atención por su riqueza: bordados, gemas, orlas, tejidos de oro, pesadas coronas. La influencia persa es aquí indiscutible, e incluso se repiten los mismo motivos iconográficos que se trasladarán también al traje rico de los Omeya islámicos, al traje otomano y a la indumentaria búlgara y rusa. La influencia en el guardarropa litúrgico ortodoxo se mantiene vigente.
Los primeros emperadores bizantinos –nos referimos a los mosaicos de Justiniano y Teodora en Rávena– vestían ricas túnicas talares de manga larga (paragaudion) y clámides con un rectángulo decorativo denominado tablion. La clámide púrpura estaba reservada al emperador; los dignatarios la visten blanca.
La corona inicial, una diadema cuajada de gemas (stephanos) se amplía desde el siglo V y puede recibir incluso series de cadenitas (stemma). La emperatriz Teodora luce además un torque o gorguera de gran lujo (maniakis).
En el siglo X se incorpora un pesado echarpe bordado de oro y joyas, el loros, y su versión más estrecha, el thorakion. En el XII llega la corona rígida semiesférica (camelaukion), modelo de la mayoría de las coronas occidentales desde entonces. Por fin, entre los siglos XIII y XV se asienta el empleo de la dalmática extremadamente rígida y pesada de gruesos bordados (sakkos) y el caftán de mangas flotantes anudadas a la espalda (granatza) que retomarán las dinastías turcas que aplastan el poder bizantino.
1 y 2. Mosaicos de San Vital, siglo VI, Rávena. Justiniano y Teodora visten clámides púrpura, mientras sus dignatarios la visten blanca, siempre sobre la túnica de mangas largas (paragaudion). Los eclesiásticos llevan casullas; las damas de Teodora, ornamentados palios y gruesos collares como gorgueras (maniakis).
3. Mosaico de San Apolinar Nuevo, siglo VI, Rávena. La túnica se prende bajo la horcajadura para facilitar la equitación. Los gorros blandos son propios de los persas y los escitas.
4. Emperadores del siglo XII (París, Biblioteca Nacional) vestidos con amplias dalmáticas o saccoz y dorados loros (palios estrechos y sobrecargados de joyas).
5. Juan Cantacuceno luce un oscuro saccoz, seguramente teñido de púrpura, riqueza bizantina, y el nuevo modelo de corona, dicha camelaukion.
6. Improbable dalmática de Carlomagno, aunque así bautizada, seguramente un antiguo saccoz de matropolitano ortodoxo.
1. Justiniano y su séquito. Rávena (Italia), San Vital, siglo VI.


2. Teodora y su séquito. Rávena (Italia), San Vital, siglo VI.


3. Los Reyes Magos en San polinar Nuevo. Rávena (Italia), San Vital, siglo VI.


4. Nicéforo II y María de Alania.
5. Emperador Juan Cantacuceno.





6. "Dalmática de Carlomagno", saccoz, Museo del Vaticano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada