Capítulo 02: Introducción al traje antiguo


CRONOLOGÍA     La Edad Antigua abarca desde los primeros registros escritos (IV milenio AEC) hasta el declive del Imperio Romano de Occidente (siglo V EC).

TEXTIL     Hacia 4.000 AEC se incorpora la lana al mundo textil gracias a la selección artificial. Con anterioridad a esta fecha de las ovejas solo se aprovechaba la carne porque su pelo carecía de las cualidades físicas precisas para hilarlo; era demasiado grueso o demasiado fino y poco ensortijado. La metalurgia aliada al textil supuso una revolución. Antes de la lana, los tejidos se fabricaban con fibras vegetales (lino y cáñamo en Eurasia, algodón y yuca en América). 
A
El tejido, su cantidad y belleza, se convierte en el principal mensaje de riqueza, de modo que nos permite visualizar las jerarquías sociales. Los dioses son representados ricamente vestidos.
En Mesopotamia, las operaciones del textil (hilado, tejido, confección) las realizaban mujeres; solamente hallamos útiles textiles en sus tumbas. Los hombres trabajan las fibras (cultivo, desbroce) y mercadeaban los productos.  Sin embargo, en Egipto, vemos representaciones de hombres en todas las labores textiles, incluido el lavado, así como esclavos. El lino era el material ideal para Egipto: fresco y lavable, en una tierra polvorienta y tórrida.
A
En India el algodón fue domesticado hacia 3.000 AEC (llega al Mediterráneo hacia 1.000 AEC), fibra favorable a la estampación y famosa por esta cualidad; en China, se descubrió la seda hacia 2.000 AEC. Es difícil datar el inicio del tejido en América: algodón y lana de alpaca.
A
Sin embargo el producto textil más codiciado de la Antigüedad no fue ninguna fibra, sino la púrpura, el gran negocio de los fenicios.

ANÁLISIS FORMAL     El traje antiguo, como después el medieval, se caracteriza sobre todo por su volumetría geométrica, disociada de las formas orgánicas del cuerpo. Mantos y túnicas comprenden el cuerpo como un cilindro sobre el que enrollarse. Ni siquiera las prendas con extremidades (túnicas de manga larga, caftanes o pantalones) poseen sisa o corte de unión entre el torso y las extremidades. Solo el traje cretense parece diseñarse para redibujar la morfología anatómica, pero constituye una insólita excepción en el ámbito de la Edad Antigua.

Los materiales parecen haber condicionado también la forma de los trajes:

-En Mesopotamia, Persia y Anatolia las ropas se muestran tersas, de acuerdo con la naturaleza física de los paños de lana. Estas zonas incorporan las prendas con extremidades (túnica de mangas, pantalones), es decir, vestidos que necesitan cierta labor de costura. Pudor extensivo aplicado a todo el cuerpo y para los dos sexos, racionalizado con el mito de Adán y Eva. Origen del velo femenino de cabello, normativizado.

-El lino, por el contrario, produce tejidos arrugadizos y suscita la decoración estructural por medio de drapeados (Egipto). El traje se monta sobre la persona, se coloca como lo hacen todavía los saris indios; no hay que vestirlo, no hay que adentrarse en él. Resulta paradójico que a partir del siglo V AEC el drapeado prosiga su historia en países de producción textil eminentemente lanera. Nos referimos, claro, a la civilización clásica (Grecia-Roma).

Finalmente, a partir del siglo IV de la Era Común, se llega a una fusión entre los estilos drapeado o suelto y ajustado y cosido. La Edad Media ofrecerá la síntesis del traje mediterráneo y el traje oriental. Del segundo tomará las prendas con extremidades: pantalones, túnicas de mangas largas; del primero, las capas y palios.