Capítulo 05: Indumentaria en el Mediterráneo: culturas cretomicénica, etrusca e íbera


1. Príncipe de las Flores / Tauromaquia, Knossos.
MEDITERRÁNEO ORIENTAL:
1. CULTURA CRETOMICÉNICA
El II milenio AEC en la Hélade pertenece a dos culturas: la cretense o minoica, cultura isleña y comercial, y la cultura micénica, continental y guerrera. Los segundos llegarían a convertir en vasallos a los primeros, pero adoptaron su moda, y no solo la referida a vestidos, porque la consideraron mucho más refinada.
Cuando la cultura minoica fue descubierta a principios del siglo XX deslumbró a los arqueólogos de todo el mundo, pues el concepto que subyace en su traje es opuesto al del vestido antiguo. El traje de los creteses busca la estilización anatómica. Pero no solo éso. Para empezar, el traje masculino era comparativamente menos interesante que el femenino, un rasgo insólito en la historia del vestido anterior al siglo XVII.
En el llamado Príncipe de las Flores (fig. 1), encontramos el mismo gusto por los cabellos largos y meticulosamente arreglados de sus vecinos orientales. Su único vestido consiste en una pampanilla sujeta por un cinturón, y una suerte de slip para contener el sexo. Ambas prendas hemos de incluirlas en el capítulo de la cultura material antropomorfa: el calzón resulta marcadamente faliforme (no se encuentra una prenda tan acorde con la conformación pene hasta las braguetas rígidas del siglo XVI) y la falda no cubre las caderas; sospechamos que la longitud de las piernas era una cualidad considerada atractiva, de modo que la pampanilla se abre por los costados para subrayar esa longitud. El cinturón tampoco encaja en el traje abstracto antiguo porque metamorfosea el talle disminuyendo su perímetro.
A
El traje femenino demuestra la misma obsesión por eliminar la adiposidad que se acumula sobre los músculos abdominales (figs. 2 y 5). Vemos corsés tan angostos como los del rococó, al tiempo que algún ahuecador permite a la falda mantener la forma de campana (¿un miriñaque?). También por primera vez las mangas son independientes: el traje no integra los brazos, comprende su anexión al tronco del individuo y no elude esta anexión. Los senos, empujados por el corsé, se exhiben en todo su tamaño. 
A 
El delantal parece un recuerdo de la pampanilla de cuerdas.
2. Detalle de "Diosa de las Serpientes", Museo de Herackion.
(El vestido está lleno de recuerdos. Es probable que en un momento más antiguo, también las mujeres vistieran esta pampanilla (ahora delantal) sin falda, como los hombres. El delantal permanece como un recuerdo, del mismo modo que siguen de moda en nuestros días los pantalones rematados con vueltas en los bajos, aunque nuestras calles se presentan perfectamente empedradas y aquel elemento, originado con sentido funcional, ha devenido un mero adorno o recuerdo).

La influencia del traje minoico, al menos en la Hélade, puede constatarse desde el siglo XV AEC hasta bien entrado el primer milenio anterior a la Era Común. Todavía la Dama de Auxerre (fig. 4) presenta peluca al gusto egipcio y corsé al gusto cretense (siglo VII AEC).
3. Dama de Auxerre, Louvre.
4. Konakés: Sarcófado de Hagia Triada, Museo de Heraklion.

5. Diosa de las Serpientes, Museo de Herackion.




6. Estatuas oferentes halladas en Monte Acuto Ragazza
 (Bolonia, Arqueológico).























CULTURAS DEL MEDITERRÁNEO OCCIDENTAL: ETRUSCA e ÍBERA (I milenio AEC)
2. CULTURA ETRUSCA     Con anterioridad a la dominación romana, los etruscos y las gentes de Italia vestían trajes de lana parecidos a los que hemos visto en Mesopotamia. Las representaciones nos permiten hablar de mujeres vestidas con faldas relativamente estrechas, blusas y mantos semejantes a los que encontraremos en el traje ibérico (figs. 6 y 8), pero también túnicas y vestidos muy largos que se acortaban mediante ablusamientos como una túnica peplo (véase Grecia); el manto vestido sobre la cabeza para velar el cabello será una costumbre que se prolongará entre las mujeres castas griegas y romanas (fig. 7). El traje masculino, siempre menos cubriente que el femenino, se compone de faldas y el imoprescindible manto diagonal, válido para la cama y para el frío en el exterior.


7. Los vestidos se ablusan sobre las rodillas y los mantos envuelven las cabezas:
Fresco de una tumba de Ruovo (Nápoles, Nazionale).


8. Dama del Cerro de los Santos
(Madrid, Arqueológico).

3. CULTURA ÍBERA      Antes de que los romanos se instalaran en la Península para regirla, ya nos habían visitado fenicios, griegos y cartagineses. No obstante, ninguna de estas influencias explica la originalidad de la cultura íbera, que privilegia la representación de la mujer frente a la del varón (¿cultura matriarcal?) y la representa ataviada con un lujo de joyas sin equivalentes en toda la Antigüedad: Damas de Elche, de Baza y del Cerro de los Santos.


Fuentes bibliográficas      
Boucher, François, 20.000 Years of Fashion, New York: Abrams, 1990; Vives Boix, Francisco, La Dama de Elche en el año 2000: Análisis tecnológico y artístico, Valñencia: Gorgona, 2000.